lunes, 22 de agosto de 2011

Muy parecido al amor.


Todo este tiempo en el que busque, la felicidad y no la encontré, todo este tiempo en que me obsesione con ser perfecta y no lo ser, sin darme cuenta que en realidad no era mi cuerpo el que debía cambiar, a muchas nos rompen el corazón, nos lanzan escaleras abajo, nos ensucian nuestra imagen para luego cubrirla con capas de maquillaje, ¿Qué se siente?, yo lo sé, ya entendí, no podía ser aquella que aconsejaba sin saber, no podía lucirlo sin entenderlo, porque no podemos crecer sin sufrirlo, sin palparlo, sin simplemente sentirlo, no es acerca de descubrir lo que hay en tu interior, solo es lo que está en el exterior, ya que no hay sentimiento más sensato que el sentirse vulnerable, tener miedo y que tu garganta se apriete, ¿ lo has sentido?, el frio en las manos, la boca algo agria, las vos temblorosa, y el frío que el miedo provoca, todo tan humano, más brillante que el sol, porque de eso se trata, de caerse y levantarse, de recuperarse días completos en una cálida cama, de decepcionarse una y otra vez para seguir creyendo, es un juego de esperanza e infelicidad, de eso se trata la vida, o al menos gran parte de ella, algún día me reiré de esto y diré “qué ilusa fui”, pero ahora no importa, soy joven y estoy aprendiendo, mis disculpas al gobierno por no usar jamás sus libros de auto ayuda, pero ninguno de nosotros necesita un libro guiado, solo un cartel de advertencia que nos diga, “ASUJETATE MIERDA, LA CAÍDA ES LIBRE Y NO LLEVAS CINTURON”. Porque te aseguro que luego de leerlo, ninguno de los que hicieron tal larga fila, se devolverán.

Somos demasiado estúpidos y curiosos para hacerlo.