sábado, 24 de septiembre de 2011

Nada


Sonrío al tic tac del reloj, por que se que es el la hora perfecta para darme cuenta que reviviste el brillo que yo consideraba que era nada, como una piedra en algún lugar, que se la llevan las estaciones, fue un minuto y las luces sobre mi, un corazón agitado, mis ojos confortado de no ser juzgados, está bien, por lo que jamás sufrió jamás fue nada, fue un extracto perfecto donde sentí las ondas del sonido, el aire en mi cabello, el sonreír de un abuelo, el silencio sin caer y sufrir todo el tiempo, fue un instante que solo volverá cuando quiero que vuelva , la risa no se irá y el movimiento de lo que creí era nada, no habían fobias, solo luces, y luna, noche y verde.

No fue nada, pero ¿sabes?, lo transformaste en todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario