sábado, 10 de septiembre de 2011

Tan claro como un cristal, tan filoso como un cuchillo.


¿Sabes?, quizá yo no soy la hija que siempre esperaste, ni la amiga con la que quieres compartir cada segundo, tampoco soy la mejor novia que te animara a cada instante, y estoy tan cansada de disculparme por eso, tan cansada de que los ame demasiado, tan exhausta de apoyarme en el frío por estar aterrada al calor otra vez, yo.. . Simplemente ya no lo soporto, jamás seré suficiente para ninguno de ustedes ¿no es así?, jamás estarán orgullosos de mí, ¿no es así?, jamás seré la amiga por la cual moverían montañas para verla sonreír ¿no es verdad?, ya no interesa cuanto me esfuerza, vale madre cuanto me esfuerce, y detesto a mi rostro por mirarlos con tristeza infinita y pidiendo a gritos que ya no puedo seguir de pie.

Este es mi tope, ya he hecho demasiado, para ninguno de ustedes hice lo suficiente, para todos era demasiado dulce, demasiado tonta, demasiado buena, demasiado perra, demasiado idiota.

Aún recuerdo cuando alguien me dijo que no me cayera, que me levantará y que creía en mí.

Ese alguien está muerto.

Aún recuerdo cuando alguien me dijo perfecta y las cosas parecían buenas.

Ese alguien era una mentira.

Aún recuerdo cuando alguien me inspiro demasiado y admire con mis fuerzas

Ese alguien lo perdió todo.

¿Sabes?, el problema soy yo, siempre seré yo, y jamás seré suficiente, los hechos hacen a las personas y las personas te hicieron un hecho, lleno de errores e imperfecto, con nudos en tu garganta y aprensiones sin sentido.

Ese alguien solía tener ojos muy abiertos, los ojos café y una esperanza de hierro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario