domingo, 10 de junio de 2012

Prueba a que sabe.


Me  bebería los recuerdos de mi cabeza, pretender que no te conozco tan bien y que no eres nadie más que un desconocido más, que se ve muy apuesto con la pinta de intelectual y es verdad no mantengo esperanzas ya que no soy nadie, y nadie se está riendo ahora, estoy tomando otro “avión” y honestamente no quiero mirar las líneas subterráneas, las que son camino a donde mierda nos llevaron, no soy afortunada, ni quiero otras 24 horas de toques y llamadas ni aeropuertos, ni sentirme culpable, me hiciste ser alguien que… Honestamente no conozco, quiero dejar tu país porque viví aquí por mucho tiempo, y si pudiera volarme el cerebro de una vez, diablos, créeme.
Créeme, pero que va, veo desde aquí, que no miras demasiado ni dices prudencias ni eres cordial, sabe a menta con humo, sabe a hierro, como si sangrara por ti otra vez, así que si, puedo ver la ironía de todo esto desde aquí, me acuerdo que me sentía especial y diablos, me siento muy lejos de sentirme bien, te invito con la misma sinceridad que ya antes profese, prueba, prueba a que sabe la sangre cortada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario